¿Por qué algunas casas se venden prácticamente solas, por más dinero y en menos tiempo, mientras que otras se llevan meses y meses en las listas de anuncios hasta que toca rebajar sus precios?​

Es importante que leas esto antes de empezar.

Tenemos una idea rara. Pero rara, rara. Creemos que vender tu casa no tiene por qué ser un proceso tortuoso, lento y lleno de trabas.

Esto te lo digo porque nuestra forma de trabajar es algo peculiar. No es lo que solemos ver en otras agencias inmobiliarias.
Eso no la hace ni mejor ni peor.
Pero para poder hacerlo posible, trabajamos en exclusividad. No competimos con otras agencias por las mismas propiedades, como buitres buscando carnaza.

Si eso supone un problema para ti, te recomiendo que dejes de leer aquí mismo.

Ahora bien, si lo que buscas es un camino más directo para vender tu vivienda aumentando su valor, sin renunciar a tus condiciones y dejando atrás complicaciones innecesarias, aquí voy a explicarte con detalle las claves para conseguirlo.

El sucio truco que me enseñaron para vender casas cuando era un agente inmobiliario becario

Hace más de 20 años, cuando empecé en el sector inmobiliario, aprendí unas cuantas cosas de las que no me siento muy orgulloso.

Un día estaba con mi compañero Pedro, un tipo con experiencia al que le habían encargado formarme y darme caña en esto de las ventas de propiedades.

Teníamos que salir para enseñar un piso que llevaba mucho tiempo a la venta y apenas recibía ofertas. No era especialmente barato ni tenía la mejor pinta del mundo.

Ese día, Pedro me dijo:
– Chaval, toma nota, a ver si aprendes algo de provecho. Este piso nos lo quitamos de encima pronto.

Levantó el teléfono, llamó al propietario y le hizo un breve repaso sobre cómo habían ido las últimas ofertas y visitas. Se despidió diciendo:

– No sé, a mí me comentan que quizás el precio sea algo elevado para como está el piso.

Repitió esas llamadas con el mismo discurso durante varias semanas.

Al final, de tanto repetirlo, fue el mismo dueño del piso quien le suplicó bajar a un precio realmente ridículo para vender cuanto antes y olvidarse del dichoso piso.

Durante esa época, fui testigo de hábitos y métodos que no terminaba de entender.

Aprendí, por ejemplo, que para algunos es mucho más cómodo vender un precio que el verdadero valor de un inmueble.

Que si trabajas con cientos de clientes a la vez, acabas olvidando la cara de muchos ellos y el compromiso desaparece. Ahí nadie se casaba con nadie.

Que los teléfonos de algunas inmobiliarias casi siempre están de adorno. Suenan y suenan pero nadie contesta.
Y que cuando le das preferencia a un comprador que quiere pagar poco, frente a un vendedor que pide lo justo por su vivienda, acabas tirando piedras sobre tu propio tejado.

Aprendí tantas cosas que al final me cansé y me marché por mi cuenta.

Eso fue hace más 20 años y mucho ha cambiado desde entonces, por suerte.

Bien.

Algo que no ha cambiado, a pesar de todo, es el mito de que el precio de tu vivienda prima por encima de muchos otros factores.

Quiero insistir en esto: olvídate de tirar el precio, no lo necesitas.

¿La alternativa?

Puedes tener una casa que quita el hipo y aún así dar una imagen que no se corresponde con el tipo de clientes que buscas ni el valor que quieres ofertar.

Es decir, que no saber presentar una vivienda es una manera estupenda de cargarte su venta, de complicarte la vida y de obligarte a tirar los precios por los suelos.

Esa es la razón por la que tus compradores creen que tu casa vale mucho menos de lo que cuesta. Esa y ninguna otra.

A partir de ahí, todo se tuerce. Llegan las rebajas y los regateos, la escasez de visitas, las negativas y rechazos, los «es que me lo tengo que pensar»…

En realidad, vender tu casa sin medidas desesperadas debería ser mucho más sencillo.

Por eso, nuestra forma de trabajar es algo peculiar.

Tan peculiar que no nos conformamos con subir un par de anuncios y esperar de brazos cruzados a que lleguen las visitas, las llamadas y las posibles compras tocando tu puerta. Eso sería empezar la casa por el tejado.

Entonces, ¿cómo lo hacemos?

Nuestra propuesta es realmente sencilla: hacemos que tu casa parezca sacada de una revista para aumentar su valor y hacerla mucho más atractiva de cara a sus compradores.

Eso es lo que llaman «home staging», aunque aquí nos gusta decir que simplemente «decoramos para vender».

En otras palabras: invertimos en tu casa para asegurarnos de que la vendes al mejor precio y en el menor tiempo posible.

Sin coste para ti. Esa inversión va directa desde nuestro bolsillo hasta tu casa.

¿Por qué? ¿Somos almas caritativas? ¿Seres de luz? ¿Una ONG?

No, de hecho, puede que no podamos trabajar juntos ni encargarnos de vender tu vivienda. Hay que cumplir una serie de requisitos para que decidamos poner nuestro dinero en tu propiedad y que te explicaré con detalle más adelante. 

La razón por la que trabajamos así es la más obvia de todas.

Queremos que tu casa se venda mejor, a un precio un poco más elevado y en menos tiempo del habitual. Y esta es la estrategia más sencilla y eficaz que conocemos, con diferencia.

¿Te apetece ver más en la acción todo lo que podemos hacer para vender tu casa?

Mira, aquí tienes un ejemplo.

Así nos lo encontramos.

Así lo dejamos (y lo vendimos, por supuesto).

EL MÉTODO MORANDO

Detrás de esas dos fotos no solo hay una buena cámara, una buena limpieza y una buena decoración. Hay un método de trabajo que hemos probado y perfeccionado durante los últimos años.

(Y que ha permitido a nuestros clientes alcanzar logros que ni siquiera imaginaban, como vender su piso en el mismo día en el que se publicó el anuncio, después de haber estado más un año publicado por otras inmobiliarias.) 

Ese proceso, sorprendentemente sencillo y altamente eficaz, que seguimos para vender tu inmueble tiene tan solo 5 fases:

  1. Visitamos personalmente tu vivienda para hacer una valoración y decidir si podemos encargarnos de venderla.
  2. Preparamos todos los elementos que aumentarán el valor de tu vivienda (planos, home staging, decoración, fotografía profesional…) y todo el papeleo necesario para que no surjan imprevistos, indecisiones o retrasos para vender sin complicaciones.
  3. Cuando tu casa parezca otra, empezaremos a anunciarla en los portales inmobiliarios y organizar visitas entre los potenciales compradores. Por cierto, necesitaremos una silla. En unos instantes, te cuento por qué.
  4. En cuanto encontremos al comprador perfecto y le des tu visto bueno, iniciamos los trámites para la venta. Por suerte, como ya tenemos todo el papeleo listo desde el primer momento, podemos dejar tu casa vendida en el mismo día que la enseñas.
  5. Te despides de tu antigua casa y de nosotros.

¿Nada más?

Bueno, en realidad esto es solo un breve resumen, para que te hagas una idea. ¿Qué te parece si entramos en detalles?

Esto es lo que ocurre cuando apuestas por el Método Morando para vender tu casa.

  • Desde el mismo momento en el que nos contactas, recibirás una valoración detallada de tu inmueble en menos de 24 horas. ¿Qué significa eso? Pues que estudiaremos tu propiedad con lupa y te diremos, sin adornos ni palabras bonitas, en qué estado está, qué posibilidades tiene de venderse y si podemos hacernos cargo de su venta.
  • Si vemos que no podemos vender tu casa o que no tiene potencial para sacarle todo el provecho posible a este servicio, te lo diremos. Sin rodeos. No perdemos ni tu tiempo ni el nuestro.
  • Si has intentado vender tu casa antes con otras inmobiliarias o por tu cuenta, detectaremos por qué no funcionaba como debería y cómo corregirlo. No te interesa repetir errores ni dar palos de ciego.
  • ¿Te han dicho que para vender mejor hay que vender barato? Olvídate. El precio de tu casa lo decides tú y nadie más que tú. Podemos asesorarte y darte nuestras mejores recomendaciones, pero a partir de ahí la decisión es tuya.
  • Un arquitecto realizará los planos de toda tu vivienda, con medidas actualizadas, y estos estarán disponibles en cualquier momento si necesitamos consultarlos. Si a tu cliente se le antoja saber si le cabe la cama de 180, solo habrá que mirar los planos rápidamente.
  • ¿Te da pereza el papeleo? Mejor, porque nosotros nos encargamos esa tarea que casi nadie quiere hacer. Si para vender tu casa tienes que revisar las escrituras o simplemente presentar un simple papelito en la administración, lo dejamos listo.
  • Si tu vivienda necesita reformas, retoques o cambios, nos encargamos de pedir los presupuestos correspondientes. ¿Por qué? Pues porque si tu comprador necesita conocer estos datos para convencerse, no tendrás que retrasar su decisión.

Aunque antes de hablar de compradores y visitas, hay que hablar del gran paso previo. Aquí es donde se esconde toda la miga de este servicio.

Sobre el home staging o la descarada ventaja para que tu casa valga más que el resto.

Como decía una buena amiga mía: no hay nada como no buscar la atención de nadie para acaparar las miradas de todo el mundo.

Esa es precisamente la filosofía que aplicamos en nuestro sistema de ventas: no queremos quemar a tus compradores metiéndoles tu casa hasta en la sopa. Queremos hacerla tan atractiva que sean ellos los que hagan cola en tu puerta.

Sabemos que tiene un nombre raro, pero es tan sencillo como decir que preparamos tu casa para que su compra sea mucho más apetecible.

Para ello:

  • Aplicaremos una técnica, probada y estudiada, para mejorar de forma radical el aspecto de tu vivienda, atrapar la atención de posibles compradores y, además, aumentar la percepción de valor que transmite tu hogar. No necesitarás reformas integrales, ni rehacer tu casa desde cero o dejarte el sueldo en muebles de IKEA.
  • Sabemos que dedicar tu dinero a una casa que te gustaría quitarte de encima no es el sueño de cualquiera. Por eso, ese dinero lo ponemos nosotros directamente. Estamos hablando de una inversión que ronda los 900€ y que disparará la atención de tus potenciales compradores. Todo ello sin que tú gastes un solo duro.
  • ¿Y si hablamos de plazos? El home staging ha demostrado ser un salvaje acelerador a la hora de vender cualquier inmueble, casi sin excepción. Puedes llegar a vender tu hogar en la mitad de tiempo.
  • Una verdad incómoda (que no todos nuestros clientes quieren oír): si no invirtiéramos el tiempo y el dinero que invertimos en tu casa, seguiría siendo una más del montón.
  • Tenemos que confesarlo: somos unos ilusos y todavía creemos que las primeras impresiones no se olvidan. Por eso dirigimos nuestros esfuerzos en crear una primera impresión de alto impacto. Queremos que tus visitas se queden coladas por tu casa desde el primer instante.
  • Una técnica ridículamente obvia (y menos utilizada de lo que debería) de NO decepcionar a tus compradores. ¿Cómo? Una vez le hemos sacado brillo a tu vivienda, preparamos una sesión de fotografía profesional. Somos un poco «celestinos» y queremos que tus posibles compradores se queden prendados desde la primera imagen hasta que ponen un pie en tu casa. Lo que ven es lo que hay, sin desencantos ni retoques engañosos.
  • Evitarás uno de los peores errores que puedes cometer al vender tu casa: publicitarla sin haberla hecho antes atractiva. Publicar imágenes de tu hogar sin antes haberla preparado para la venta es como presentarte a una entrevista en pijama. Puede que tengas una cara bonita y grandes intenciones, pero eso no te va a ayudar a conseguir el primer puesto.

¿Y cuándo tengamos listo todo esto? ¿Qué sigue?

La visita

Verás.

Publicamos tu vivienda, los interesados llegan y nos piden una visita. La organizamos. Y, cuando llegamos allí, siempre que sea adecuado, yo me quedo fuera.

La mayor parte de los visitantes saben si va a ser su casa en muy poco tiempo y queremos dejarles espacio para que tengan el flechazo.

Mientras, ellos se pasean por tu casa a su aire y se ponen el traje de propietarios por un rato. Investigando cada esquina. Haciendo sus cálculos mentales sobre qué color irá mejor para el cuarto para los niños o dónde pondrán aquella lámpara de dudoso gusto que les regalaron para la boda.

Todas las casas son iguales a ojos del comprador hasta que pueden imaginarse haciendo su vida dentro. Vamos a darle espacio para que imaginen y compren.

¿Alguna sorpresa más?

  • Adaptamos nuestros horarios al de tus compradores. Si quieren hacer una visita un viernes, un domingo o un festivo, ahí estaremos. Siempre que para ti no suponga un problema vender tu casa a buen ritmo, claro. Preferimos vender y después descansar.
  • «Pero, ¿y cuánto tardáis en…?». Antes de que te lo preguntes, establecemos un plazo mínimo y máximo para vender tu casa según lo que quieras conseguir. Por ejemplo, si quieres vender en tiempo récord, seguramente deberás bajar el precio. En cambio, nosotros somos más partidarios de ajustarnos a un buen ritmo, de mantener tu vivienda en un precio más que aceptable y así evitar que acabes siendo tú el vendido.
  • Estarás al tanto de cada paso y cada avance relevante. ¿Por email? ¿Fax? ¿Aviones de papel? No. Por WhatsApp, como una persona normal. Te informaremos en tiempo real de todo: si tenemos una visita, si recibes una oferta interesante, si hemos dejado el papeleo de la venta listo para firmar con el comprador… Será como la venta de tu casa en vivo y en directo.

Y sobre ese tema…

Hay un sistema terriblemente práctico para acelerar la venta de tu casa, sin demoras ni contratiempos, que rara vez usan otras inmobiliarias.

Imagínate que la venta de tu inmueble se frena porque te faltan unos simples papeles.

Puede que estés dando pie a que se lo piensen mejor, a que te cuestionen el precio una última vez, a que aparezcan dudas sobre si es la casa adecuada o no…

Por eso, seguimos un sistema «ready to sell».

Si tu cliente quisiera firmar mañana mismo, tardaríamos más en encontrar un boli que en preparar los papeles necesarios.

Ahora, imagínate que finalmente decide firmar y quedarse con tu inmueble por fin.
Seguimos:

  • No nos gusta bajar el precio. Esa estrategia está anticuada y solo beneficia al comprador por encima del vendedor. En lugar de eso, subimos el nivel de tu vivienda para que su valor se corresponda con un buen precio de mercado. Tú vendes y todos ganamos.
  • En ningún caso te aconsejaremos aceptar una oferta si no tenemos claro que es ventajosa para ti. Aquí prima la transparencia.
  • Y sobre transparencia, organizamos una presentación para que conozcas a tus compradores antes de la firma. Así sabrás de buena mano quién es la persona que hay al otro lado de esta venta de manera honesta.
  • Por eso, nunca pedimos dinero por adelantado para reservar el piso. Mucho menos si no has tenido ocasión de conocer a tus compradores. No queremos comprometerte con alguien a quien ni siquiera le has puesto cara.

¿Algo más que deba interesarte?

  • Nos gusta trabajar con propietarios «tiquismiquis» porque nosotros también lo somos. Si tú cuidas tu casa y nosotros cuidamos su venta, ahorramos cabos sueltos y dolores de cabeza.
  • Nos entendemos mejor con las casas humildes que con las mansiones de lujo. Sabemos de buena mano que la transformación es mucho más impactante para los compradores.
  • No dedicamos ni un solo minuto de nuestro tiempo en nada que no sea para nuestros clientes (para ti, en definitiva). Es decir, si un comprador decide que no quiere comprar tu casa y nos pide que le busquemos una alternativa, le rechazamos amablemente. Nuestro compromiso es contigo, no con él.
  • Aquí no encontrarás a ningún hombre orquesta. Para la venta, tienes un vendedor. Para el papeleo, tienes un abogado. Para los planos, tienes una arquitecta. Para la decoración, tienes a una especialista en home staging. Esto es una carrera de relevos y un trabajo en equipo. No ponemos en riesgo ventas por dejarlas en manos inexpertas.
  • No aseguramos resultados, aseguramos esfuerzos. De hecho, si alguien te está prometiendo grandes resultados, quizás deberías salir de ahí pitando. Nosotros firmamos el esfuerzo y los trabajos que hacemos por vender tu casa más fácilmente. Los resultados ya llegarán después.

Y, por último, la gran pregunta…

«¿Dónde está el truco?»

Llegados a este punto, muchos de nuestros clientes tienen algunas ideas en la cabeza.

Imaginan que detrás de esta página, hay una gran inmobiliaria deseando cobrar precios estratosféricos por enseñar su casa durante 15 minutos una vez al mes.

Y nos preguntan: «Juan, venga ya, ¿dónde está el truco?».

Nos encanta. Esto, simplemente, nos deja más claro cuál es nuestro papel a la hora de vender casas como la tuya.

Verás.

Aquí no hay trucos ni letras pequeñas.

Somos una inmobiliaria pequeñita con tarifa del 3,5% al 4%, con un mínimo de 3.750€ (más I.V.A.) en función de la situación del inmueble y la cantidad de trabajo que necesitemos hacer.

Y es un porcentaje que cobramos únicamente si vendemos tu casa. Insisto, únicamente si vendemos tu casa.

Tiene una clara explicación.

La razón por la que trabajamos así y cobrando esa pequeña tarifa es porque aceptamos un número muy limitado de propiedades y a todas ellas les pedimos exclusividad.

Es decir, que durante un plazo que acordemos contigo y después de invertir tiempo y dinero en tu vivienda, podamos dedicarnos enteramente a venderla como mejor sabemos. Sin otras 15 inmobiliarias de por medio y sin atosigar a tus potenciales compradores.

Así de sencillo.

Esto lo hacemos como máximo con 5 propiedades por agente. Nunca aceptamos más de 5 propiedades. 

Procuramos realizar un trabajo exhaustivo en poco tiempo que, por lo que si aceptáramos más propiedades, seríamos incapaces de dar todo lo que prometemos.

Y ese no es nuestro estilo.

Bien, dicho esto, solo nos queda preguntarte si vas a ser uno de esos cinco números.

Tú decides

Llegados a este punto, tienes dos opciones.

La primera, seguir como hasta el momento, incluso cuando eso implique no tener muy claro cuándo ni por cuánto vas a vender tu casa.

La segunda, apostar por un método probado para vender tu vivienda aumentando su valor y sin esperar plazos interminables, tirar los precios por los suelos ni perder el sentido común.

En el caso de que te decidas por la segunda, rellena este breve formulario para ponerte en contacto con nosotros o llámanos al teléfono 658 94 11 91.

En menos de 24 horas, recibirás nuestra respuesta para visitar tu inmueble, ponernos cara y averiguar si podemos ayudarte a venderlo mejor (o no).


¿Te queda alguna pregunta?

  • ¿Trabajáis únicamente en exclusiva?

Así es.

Consideramos que publicitar el mismo inmueble en muchas agencias y portales distintos acaba perjudicando tanto la venta como al inmueble en sí. Por la sencilla razón de que, si ves el mismo anuncio y una otra vez, acabará pasando desapercibido. Por no mencionar que puede provocar competencia entre las agencias y acabar estirando las ofertas y bajando precios para venderlo antes que nadie y llevarse el premio gordo. Es algo que hemos visto una y otra vez.

Ahora bien, sobre la exclusividad.
Hacemos un contrato en el que fijamos lo que vamos a invertir en tu vivienda y el plazo que nos das para venderla con esas condiciones.

Si vamos a invertir tiempo y dinero en tu casa, lo único que pedimos a cambio es la posibilidad de venderlo. Por eso, establecemos unos plazo mínimos y prorrogables para vender el inmueble sin coste alguno para ti.

  • ¿Cuánto tiempo dura la exclusividad?

El tiempo mínimo lo pactamos, pues cada propiedad es diferente.

Normalmente conseguimos vender nuestros inmuebles en un plazo inferior a 6 meses.

Eso sí, debes saber que tenemos también un plazo máximo de 12 meses. No es renovable.

Y si en el plazo que hemos pactado no logramos vender tu vivienda, no pagas nada. Es muy importante que entiendas esto. El riesgo lo asumimos nosotros, no tú.

  • ¿Me puedes resumir cuáles son los servicios incluidos y cuáles no?

Por supuesto.

En nuestros servicios, incluimos siempre:

  • El certificado energético.
  • Los planos actualizados de tu vivienda realizados por un especialista del equipo.
  • En definitiva, nos encargamos del papeleo que nadie quiere hacer, desde todo lo previo y necesario para la venta hasta poner la casa en las escrituras. Desde trámites administrativos hasta preparación de presupuestos que tu cliente va a necesitar sí o sí. No dejamos cabos sueltos ni retrasamos el momento de la compra por cuestiones de papeles y documentación.
  • Tendrás a tu disposición a nuestro equipo legal, que te ayudará a valorar tu situación y así entender qué necesitas para vender la casa sin complicaciones.
  • Todo el paquete de home staging y fotografía profesional, con la posibilidad de añadir decoración como extra, sin costes añadidos, dependiendo del estado de tu vivienda.
  • Publicación y promoción de tu vivienda por los portales inmobiliarios y redes sociales. Pagamos anuncios en las redes sociales, vamos a la búsqueda de tus clientes, no esperamos a que nos encuentren en los portales inmobiliarios.
  • Acompañamiento total de principio a fin. Te avisamos de cada paso que damos para acercarnos a la venta, que para eso es tu casa.

Dentro de nuestros servicios incluimos sin coste y según las necesidades de la propiedad:

  • El informe técnico del estado de la construcción.
  • Si hubiera que reformar, nos encargaríamos de preparar todos los presupuestos pertinentes para actualizar tu informe de estado.
  • Recorrido virtual y vídeo.

No incluimos:

  • La limpieza de tu hogar.
  • El mover o retirar muebles si fuera necesario por cuestiones estéticas.
  • El coste de trámites administrativos.
  • ¿Qué tipo de inmuebles vendéis?

Vendemos pisos y casas exclusivamente. Trabajamos en la zona de Coruña, Bergondo, Oleiros, Sada, Culleredo, Cambre, Betanzos y zonas limítrofes. Si tu propiedad no está en esta zona, pregúntanos y lo vemos.

  • ¿Ponéis requisitos para seleccionar las casas que vendéis? ¿Rechazáis inmuebles?

No tenemos un prototipo determinado de viviendas que aceptamos o no. Es más bien una combinación de factores: estado de conservación, nivel de demanda, tipo de inmueble, perfil de los propietarios y los posibles compradores…

Nunca rechazamos una propiedad sin haberla visitado y estudiado antes.

Visitaremos tu casa personalmente para hacer una valoración profesional y poner sobre la mesa las distintas posibilidades de venta, las condiciones y lo que podemos aportar para ti y tu vivienda con nuestro Método Morando.

El único requisito imprescindible es que todo lo que hagamos sirva para que tu casa sea percibida con un mayor valor. Es decir, si no podemos aplicar nuestras técnicas, preferimos no vender tu vivienda.

Además, solo aceptamos 5 propiedades por agente.

  • Dudas sobre la preparación de mi casa, decorarla para vender (Home staging)

    «Necesito vender una vivienda, pero está completamente vacía»

    Amueblaremos tu vivienda para que resulte irresistible al comprador o realizaremos una decoración virtual.

    «Quiero vender una vivienda que está amueblada.»

    Sacaremos el mayor partido del mobiliario que ya tienes. Añadiremos los elementos necesarios.

    «Quiero vender mi vivienda, pero no me puedo ir hasta que la venda.»

    Te haremos un home staging adaptándonos a tu estilo de vida sin alterar la paz de tu hogar.

    «Quiero vender una vivienda que está para reformar.»

    Te haremos un home staging virtual.

  • ¿Y si no me convence vuestro método? ¿Ofrecéis garantías?

Buena pregunta.

Si no te convencen nuestros métodos para vender tu propiedad, podrás marcharte siempre que quieras. Tendrás que abonar los trabajos que ya hayamos realizado (siempre según lo que establecimos en el contrato inicial) y listo. Pagas por lo que es tuyo.

Y recuerda que si en el plazo que acordamos no conseguimos vender tu vivienda, no tendrás que pagar absolutamente nada.

  • ¿En cuánto tiempo podríais vender mi casa?

Me encantaría decirte fechas exactas, pero depende del tipo de propiedad que tengas.

Por ejemplo, un piso de tres dormitorios en una zona muy demandada tiene unas exigencias distintas a una casa grande en una zona rural.

Dicho esto, y para que te hagas una idea, normalmente tardamos más en preparar la casa que en venderla. Es decir, que si la casa está lista para ver la luz, en cuanto la publiquemos, es muy posible que el tiempo que necesite hasta encontrar al comprador sea bastante corto. Y más si tienes en cuenta que tendremos todo el papeleo y la documentación preparada para que sea un proceso inmediato y lo más ameno posible.
Por esa razón, hay quien se sorprende gratamente de la velocidad de venta.

  • Seguro que os lleváis una buena comisión. Venga, ¿cuánto cobráis?

Cobramos del 3,5% al 4%, con un mínimo de 3.750€ (más I.V.A.) 
Así es, cobramos lo mismo que cualquier otra agencia (algunas incluso más) por un servicio mucho más completo.

  • ¿Merece la pena?

Veamos.

Si tu objetivo es vender tu casa al mejor precio y en menos tiempo del que calculabas, simplemente mediante un método que hará tu vivienda más atractiva y deseable en el mercado inmobiliario y sin tener que poner nada de tu bolsillo (tan solo la comisión del 3.5% al 4% y siempre que vendamos tu casa en los plazos acordados), puede que nuestros servicios te merezcan la pena.

Ahora bien, lo que te digamos desde nuestro lado te servirá de poco. Si merece la pena o no es algo que tienes que decidir por ti